Un salón cómodo y confortable va a lograr que queramos pasar más tiempo en casa y disfrutemos más de las veladas, ya sea solo o con amigos y familiares. Del mismo modo al hacer más confortable el salón será más fácil relajarse y descansar hasta incluso resulta más fácil concentrarse y trabajar si cuidamos los elementos del entorno. En general, un salón cómodo y confortable puede contribuir a la sensación de bienestar y a la calidad de vida de las personas que lo utilizan.

Diseñadores e interioristas trabajan con esa perspectiva en la cabeza. Más allá de la importancia estética lo que realmente convierte un inmueble en un hogar es la comodidad. Por lo tanto, son dos criterios con los que hay que trabajar siempre. Si quieres que tu salón sea más acogedor y cálido durante el invierno, hay algunos trucos que puedes seguir para conseguirlo.

Consejos para hacer más confortable y caluroso el salón

  • Añade cojines y mantas a tus sofás y sillones. Esto no solo hará que tu salón sea más cómodo, sino que también añadirá un toque de calidez visual. Colocar almohadas y cojines en el suelo puede crear una zona de lectura o de descanso más cómoda que inviten a la lectura a los más pequeños de la casa. Recuerda que ellos harán o copiarán todo lo que vean.
  • Utiliza lámparas y velas para crear un ambiente más acogedor y cálido. Las lámparas y las velas emiten luz cálida y añaden un toque de calidez a cualquier habitación. Una buena combinación entre luz eléctrica y la luz de las velas logra un bonito efecto que dará mucha calidez al salón. Si buscas que al entrar en el salón se consiga un efecto multisensorial, puedes emplear velas perfumadas o difusores de aceites esenciales para crear un ambiente acogedor y relajante.
  • Cuelga cortinas gruesas y aislantes en las ventanas para evitar que entre el frío del exterior. Las cortinas gruesas ayudan a mantener el calor dentro de la habitación y a reducir la pérdida de calor a través de las ventanas.
  • Utiliza una chimenea o una estufa de leña para darle calor a la estancia y crear un ambiente acogedor. Si no tienes una chimenea o una estufa de leña, puedes optar por una chimenea eléctrica o un radiador eléctrico de bajo consumo. Existen en el mercado una gran cantidad de opciones para darle ese toque único a tu casa.
  • Coloca dos o tres alfombras a tu salón. Las alfombras ayudan a aislar el frío del suelo y a mantener el calor en la habitación. En función del tamaño puedes disponer alfombras de distinto tamaño por todo el suelo de la habitación. Si vives en una zona muy fría puedes emplear alfombras de lana o incluso poner en el sofá una manta bajo los pies para mantenerlos calientes mientras estás sentado.
  • Organiza el espacio y sitúa distintas plantas en el salón. Las plantas no solo añaden un toque de verde y frescura a la habitación, sino que también pueden mejorar la calidad del aire y hacer que el ambiente sea más agradable.
  • Utiliza luz indirecta. La luz indirecta es más cálida y agradable para la vista que la luz directa, por lo que puedes utilizar lámparas de pie o de mesa en lugar de luz fluorescente o halógena.
  • Apuesta por los colores cálidos en la decoración. Los colores cálidos como el naranja, el rojo o el amarillo pueden hacer que una habitación parezca más acogedora y cálida.
  • Conecta un humidificador para añadir humedad al aire. El aire seco puede ser incómodo y desagradable, especialmente durante el invierno, por lo que un humidificador puede ayudar a mantener un nivel adecuado de humedad en el aire.

Siguiendo estos sencillos trucos, podrás hacer que tu salón sea más confortable y cálido durante el invierno.

Airear el salón, una práctica que renueva el aire

Es recomendable airear una casa de vez en cuando durante el invierno para renovar el aire y evitar que se vuelva demasiado seco o húmedo. El mejor momento para hacerlo depende de la temperatura exterior y del nivel de humedad. En general, se recomienda airear la casa por la mañana o por la tarde, cuando la temperatura exterior es más cálida que la interior. De esta manera, se evita que el aire frío entre en la casa y se puede cerrar la ventana una vez que se haya renovado el aire. También es importante asegurarse de cerrar bien las ventanas una vez que se haya terminado de airear la casa para evitar que entre el frío.

El invierno es una de las épocas donde más vamos a utilizar el salón y el comedor. Son habituales las celebraciones caseras y las reuniones de familia en las fiestas navideñas, por lo que contar con un salón acogedor permitirá que estas reuniones se alarguen y se disfrute más de largas veladas y agradables conversaciones. En Fhoma somos expertos en decoración e interiorismo y podemos ayudarte a darle el toque único y exclusivo que tu salón necesita. Con estos pequeños trucos y nuestra ayuda conseguirás tener un salón a la altura de tu vivienda

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *